El Buen Vivir en Ñuñoa

Imagen

Tras la elección entre concejales para determinar el reeplazante para alcalde en Ñuñoa, el edil asumido Zahri ha intentado diferenciarse de su antecesor llenando la comuna de ferias navideñas, actividades infantiles y culturales (todas estas muy vacías de contenido y de propuesta sobre la comuna que se propone construir). Asimismo ha abierto la participación, al menos en la forma, de las vecinas y vecinos en los instrumentos de planeacion municipal a su alcance, es decir, en el Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO) y el Plan Regulador Comunal (PRC), todo esto con la evidente intención de reunir el mayor caudal electoral de votos en vista de su posible elección en las próximas elecciones municipales.

Quizás, y hasta el momento, la modificación del Plan Regulador sea la iniciativa de mayor trascendencia para los vecinos. Se han generado Mesas de Trabajo con las distintas juntas vecinales, para modificar dicho Plan. Es aquí donde se han presentado dos mecanismos posibles: la modificación de espacios y sectores acotados versus la modificación de todo el Plan, cada opción tiene sus ventajas y desventajas.

Si bien este proceso es saludable en la medida que significa involucramiento de la ciudadanía en la toma de decisiones (participación ciudadana) y es algo que no se puede menos que considerar positivo. Lo lamentable de este proceso es que ha contrapuesto a algunos dirigentes vecinales que toman partido entre uno y otro mecanismo, aun cuando nada asegure que el edil las llegue considerar (participacion no vinculante). En esta discución metodológica, lo que se logra es que se pierda la visión de conjunto y por lo otro lado, no cambia en un ápice la lógica del mercado respecto al uso del suelo ni sus consecuencias perversas tales como, la segregación por estratos socioeconómicos, la destrucción del patrimonio material e inmaterial de las comunidades, los perjuicios sobre las áreas verdes, por nombrar solo algunos.

Todo esto nos lleva a pensar en el fondo del asunto y que nos es otra cosa nuestra convivencia; como queremos vivir de aquí en adelante y como nos relacionamos con los otros (vecinos o comunas). Claramente la ciudad (y por ende al comuna) tiene que densificarse respetando los espacios patrimoniales y de vida de barrio, áreas verdes, lugares públicos de encuentro de la comunidad, armonizando los intereses de los distintos habitantes y usuarios, para redundar en un Buen Vivir para todos y todas en Ñuñoa.

Por último, debemos emplazar a los gobernantes a que mediante políticas públicas prohíban la expansión descontrolada de las ciudades y generen densificación con la adecuada conservación de las condiciones ambientales, sociales y culturales de los barrios. La planificación urbana no es una cuestión menor ni baladí, tiene relación directa con la calidad de vida de las personas y no sería nada exagerado decir que debiera ser una Política de Estado que sea sustentada con leyes, financiamiento e institucionalidad a cargo, de tal forma que no quede sujeta a la avidez de los mercaderes inmobiliarios ni tampoco a los vaivenes y apetitos electorales de los gobiernos de turno.

Publicado Originalmente en  El Desconcierto

Anuncios

Lo nimio y lo relevante en Ñuñoa

En los últimos dias en nuestra querida comuna de Ñuñoa, están sucediendo muchas cosas, algunas nimias y otras relevantes que afectarán la calidad de vida de todas y todos los usuarios y residentes de nuestra comuna.

Un ejemplo de un suceso nimio es la renuncia del edil Sabat, que buscó por todos los medios evitar el “bochorno” de renunciar ante el concejo municipal, encontrando la única causal que le permitía renunciar por secretaría: enfermedad. Consecuentemente a este hecho, hubo otro: que los concejales se enfrentasen en una disputa tírrica de quién debiese administrar la comuna, por el periodo restante del renunciado alcalde.

Pero todos esas escaramuzas son banales comparadas con los temas realmente importantes: la modificación de los instrumentos de planificación de los gobiernos locales: El Plan de Desarrollo Comunal PLADECO y el Plan Regulador Comunal PRC, en donde la expresión de los vecinos y vecinas es mínima y en ningún caso vinculante. Hoy, desde la alcaldía ñuñoina se está trabajando en la modificación de dichos instrumentos, los cuales afectarán la comuna y su habitat en los próximos 20 años.

En Ñuñoa estamos con un gobierno local subrogante, sin respaldo del concejo municipal, ya que obtuvo solo dos votos de diez posibles (solo convocó a un concejal más y él voto por sí mismo) , el nuevo edil Zarhi debiese posponer las modificación del PLADECO y PRC hasta que realice Cabildos o alguna otra forma de participación activa, inclusiva y vinculante que recoja la opinión de los vecinos y vecinas a los cuales pretende afectar su vida por varios lustros.

Publicado Originalmente en Quinto Poder

Ñuñoa necesita vivir la democracia

Se ha señalado públicamente que el motivo para la renuncia del Sr. Sabat es su delicado estado de salud a causa de una grave enfermedad, lo cual merece nuestra más inmediata y humana consideración, y por eso deseamos al Sr. Sabat una pronta recuperación. No obstante, quiero señalar mi preocupación ante ciertas señales que indican que la renuncia del edil se debería a una estrategia política para presentarse como candidato al Congreso para el próximo período legislativo. Entiendo que sus motivos de salud son reales, pero ellos no pueden significar una manera de excusarse ante la comunidad ñuñoína de sus deberes públicamente asumidos y que la mera ambición personal lo lleve a renunciar anticipadamente para preparar su candidatura.

Además, el anuncio es una noticia de enorme trascendencia para toda la comunidad ñuñoína dado que abre una ventana de oportunidad para, por fin, concebir una nueva forma de construir gobierno local en la comuna. Dado que desde hace años se viene generando en forma creciente una oposición de muchos vecinos y organizaciones ciudadanas a la gestión del ahora ex alcalde, creo que su renuncia significa para las y los ñuñoínos la posibilidad de poner fin a un modelo de gestión caracterizado por un exacerbado asistencialismo y un liderazgo autoritario, poco inclusivo y cerrado al diálogo con la ciudadanía.

En efecto, la gestión del edil ha sido deficitaria en varios aspectos dado su escaso compromiso con un proceso democrático que vaya más allá de una elección cada cuatro años. Por ejemplo, en temas de participación el municipio ha actuado con menosprecio frente al aporte tanto de los Consejos de la Sociedad Civil como los Concejos Municipales, en educación no existe un Proyecto Educacional para toda la comuna y en salud existe una gestión inadecuada de los recintos clínicos y los servicios entregados. Se trata de aspectos que nos demuestran que su gestión municipal muestra un desempeño que está lejos de lo que su propaganda afirma ser.

Por otra parte, entiendo que la normativa vigente señala que, en el caso de renuncia y vacancia del cargo de alcalde, el Concejo Municipal procederá a elegir, de entre sus 10 miembros y por mayoría absoluta, el nuevo alcalde que complete el período 2012-2016. Le señalo a los integrantes del Concejo Municipal, y delante de nuestros vecinos y vecinas, que espero que voten en esta elección pensando en la voluntad de los ciudadanos que los eligieron, y no en una mezquina ganancia política de poca relevancia para la comuna.

Por último, quiero señalar que, más allá de esta contingencia, creo que el camino para comenzar a democratizar el gobierno local es, ante todo, el trabajo colectivo de vecinas y vecinos en aras de la confección de un programa comunal participativo, así como la realización de primarias vinculantes para elegir un candidato único a alcalde que represente a toda la oposición a la actual administración comunal de cara a las elecciones de 2016. Preocupaciones que se encuentran recogidas en la Iniciativa Ciudadana 1,2,3 por Ñuñoa,  la cual apoyaremos con denodado esfuerzo y convicción. Solamente así tendremos en la comuna un gobierno local que se base en la transparencia, la democracia, la equidad socio-urbana, el respeto, la inclusión y la dignidad de las personas.

Publicado originalmente en Quinto Poder

Asamblea Constituyente vs Junta Bicameral

Una vez terminada la dictadura de Pinochet, se esperaba que hubiese cambios significativos respecto al andamiaje del sistema político y económico, que se instaló en Chile a punta de bandos, estados de excepción y toques de queda. Lamentablemente después de veinticuatro años, seis periodos presidenciales y de distinto signo político, las cosas se han mantenido inalterables.

A partir de las movilizaciones del 2011, reaparece un actor no invitado al debate, el ciudadano de pie, que comienza a comprender que nadie actuara en su representación y menos sobre sus necesidades e intereses, por lo que sale a manifestarse contra todo aquello que considera injusto o que debiese ser mejorado.

Es así como parte de esa ciudadanía activa y deliberante, comprende que el gran eje articulador de esta estructura que controla su vivir es la Constitución Política escrita entre cuatro paredes y bajo el celoso filo de la espada militar, que se constituye como su garante.

Hoy las chilenas y los chilenos hemos perdido el miedo y tenemos la clara convicción de redactar una nueva carta magna, que realmente represente los intereses de las grandes mayorías. Y el proceso de construcción debe ser deliberativo y participativo por medio de una Asamblea Constituyente, en donde todas y todos estén representados.

Unos días atrás, dos senadores de la república, pretenden mañosamente, apropiarse de la soberanía y reemplazarla por una junta de parlamentarios, electos bajo el binominal, que sean los bendecidos y encargados de escribir esta nueva constitución, previa realización de los cabildos territoriales no vinculantes como expresión de participación ciudadana.

Como miembro activo de  vecinas y vecinos de Ñuñoa y ciudadanos de esta nación, que nos organizamos para buscar una nueva carta fundacional, manifiesto claramente mi más profundo rechazo a tal iniciativa y reitero que el mecanismo de construcción debe ser por medio de una Asamblea Constituyente, electa democrática y con el único objetivo de redactar la Constitución de Chile para el siglo XXI.

Hay que decir BASTA YA

En estos últimos días han sucedido hechos de violencias deleznables de parte de los agentes de seguridad y orden del Estado Chileno contra manifestantes que en pleno derecho a manifestarse, solo a modo de enumeración y sin querer que esta sea una lista completa, tenemos:

  • “Rapto” de menor por parte de civiles en sector de Parque de los Reyes
  • Violencia Física en contra presidente de Centro de Alumnos de Liceo Barros Borgoño, dejándolo inconsciente por parte de Fuerzas Especiales (FFEE)
  • Irrupción de parte de FFEE de Carabineros en centros educacionales emblemáticos y Universidades

Además como se ha vuelto costumbre, cuando termina una marcha o manifestación pública, que ha contado con todos los permisos correspondientes, esta sea disuelta a punta de gases lacrimógenos,  caballazos, lumazos y empujones.

Hechos como los descritos se están volviendo tan recurrentes que nos hace pensar que una institución tan militarizada como carabineros termine realizando acciones que rayan en el abuso y la impunidad, sea solo por mutuo propio.

Creo que se ha convertido en una política tácita por parte de este gobierno de derecha que las policías y fuerzas de orden cuenten con la anuencia para realizar todas las acciones, sean legales o ilegales, para demostrar que el aparato estatal tiene el completo orden del territorio nacional. Esto se hace aún más manifiesto cuando la ministra de Educación señala “No queda más que reprimir”

Creo que ha llegado el momento de decir BASTA YA de tanto abuso, pero no respondiendo con violencia, dado que el Estado tiene la prerrogativa del uso de las armas frente a un ciudadano inerme. Debe ser con astucia y convocando a todas y todos los chilenos, no podemos tolerar más atropellos a nuestros derechos humanos.

 

A 40 años del golpe, mi Memoria.

Yo me críe bajo la Dictadura militar de Pinochet, iba a clases a un colegio público que estaba un costado de la plaza Ñuñoa. Como colegio público, con número de patente, parafraseando a Redoles, donde la mayoría de los alumnos éramos hijos de trabajadores, empleadas, vendedores que se esforzaban por el bienestar de sus hijos.

Los compañeros que vivían en Peñalolen nos narraban historias, casi incomprensibles para la edad que tenía en esa época, acerca de cómo sacaban los papas de sus casas y los llevaban a las canchas de tierra y los dejaban largas horas en la noche, algunos eran detenidos.

Ya al finalizar la primaria, en Chile se comenzaba a reaccionar frente a la terrible dictadura imperante, empezaban a realizarse las jornadas de protesta nacional, era habitual que los gases lacrimógenos lanzados en los recintos universitarios del sector, llegaran a nuestras salas de clases.  Un caso que golpeó al colegio fue la muerte de un niño a balazos por los carabineros en una de las jornadas de protesta, que había estudiado en nuestra escuela. Uno ya comenzaba a tomar conciencia que la Dictadura significa Terror y Muerte.

Quise recordar esta historia, ya que junto con muchas otras, forman parte de nuestra historia y que es importantísimo transmitirla e ir reconstituyendo la Memoria colectiva del pasado reciente de mi país. Nuestros hijos e hijas deben conocerla y aprender de los errores cometidos.

Este año se cumplen 40 años de un Golpe Militar y posterior Dictadura salvaje, que le arrebató la vida a miles de chilenas y chilenos, incluidos niños y bebes por nacer. Esos hechos no pueden volver a repetirse jamás. El uso de la Memoria, nos permitirá sanar las heridas que la sociedad chilena mantiene  y para que hechos deleznables no se vuelvan repetir.